De playa en playa

Sigue ya mi nuevo blog: hoyquizasi.es

Vivamos. Sí, vivamos. Vivamos y brindemos a la vida. Pero sin complejos. Nada de eso. Y que más da si los otros están mirando. Y si se ríen, pues peor para ellos. Que yo estoy aquí para vivir, para ser feliz, para cumplir mis sueños. ¿Acaso no tenemos todos un sueño? Sí, apuesto a que sí. Incluso esos que van de que nada les importa tienen un sueño. Porque sino, ¿qué sentido tiene aguantar todo esto?

j

Todos esos tortazos que te da la vida, todas esas decepciones, desilusiones, malos tragos. A veces, disfrazados de coincidencia y otras entregados directamente por quién menos te lo esperas. Incluso nosotros hemos sido a veces portadores de alguna faena para alguien. Y se hace realmente difícil ver lo mal que somos capaces de tratarnos los unos a los otros en algunas ocasiones. Y es que estamos así de ciegos. Nos pasamos más tiempo preocupados y envidiando los sueños de los otros que nos olvidamos de los nuestros propios. ¡Qué de tiempo invertido en intentar parecernos a otra persona! Y es que es imposible: somos como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos. ¿No es genial? ¿No es increíble pensar que por mucho que cualquier otra persona intente ser como tú jamás lo va a conseguir? Tú eres tú. Así de simple. Así de especial.

Lo peor de todo esto no es que no lo sepamos. Lo peor es lo rápido que se nos olvida. Antes de que nos demos cuenta ya estamos intentando proyectar una imagen “falsa” de nosotros mismos. Da igual como sea: Facebook, Twitter… Acabamos preocupándonos más de hacer ver al mundo que somos felices que, en definitiva, serlo de verdad. Y así, poco a poco, nos adentramos en un círculo de irrealidad. Nos autoalimentamos de la pretendida felicidad que aparece en cada red de la que somos miembros y nos olvidamos que la vida de nadie es tan perfecta como lo pretende. Cuanto más perfecta parece ser la vida de los demás, más perfecta intentamos hacer parecer la nuestra. La vida es perfecta precisamente porque es imperfecta. Qué poca emoción tendría si todo saliera a la primera ¿no?

Así que ¡al cuerno! Brindemos. Brindemos por la vida y por nuestros sueños. Comprometámonos. Seamos valientes. Vayamos a por todas. ¿Y si fracasas? Que más da. Mejor haber vivido sabiendo que lo intentaste que lamentar toda tu vida que no lo hiciste, ¿no? Hoy es el tiempo de los sueños. Es el tiempo de lograrlo. ¿Ya has fracasado una vez? No importa, levántate. Porque hoy, hoy quizá sí.

k

descubre más en hoyquizasi.es

El contador de estrellas

@contador_el_

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s